-->

poema-de-amor.comAlberto Rojas Giménez Viene Volando

Pablo Neruda

Sección: Poemas de Amistad » Alberto Rojas Giménez Viene Volando

"Alberto Rojas Giménez Viene Volando"


ENTRE plumas que asustan, entre noches,

entre magnolias, entre telegramas,

entre el viento del Sur y el Oeste marino,

vienes volando.

Bajo las tumbas, bajo las cenizas,

bajo los caracoles congelados,

bajo las últimas aguas terrestres,

vienes volando.

Más abajo, entre niñas sumergidas,

y plantas ciegas, y pescados rotos,

más abajo, entre nubes otra vez,

vienes volando.

Más allá de la sangre y de los huesos,

más allá del pan, más allá del vino,

más allá del fuego,

vienes volando.

Más allá del vinagre y de la muerte,

entre putrefacciones y violetas,

con tu celeste voz y tus zapatos húmedos,

vienes volando.

Sobre diputaciones y farmacias,

y ruedas, y abogados, y navíos,

y dientes rojos recién arrancados,

vienes volando.

Sobre ciudades de tejado hundido

en que grandes mujeres se destrenzan

con anchas manos y peines perdidos,

vienes volando.

Junto a bodegas donde el vino crece

con tibias manos turbias, en silencio,

con lentas manos de madera roja,

vienes volando.

Entre aviadores desaparecidos,

al lado de canales y de sombras,

al lado de azucenas enterradas,

vienes volando.

Entre botellas de color amargo,

entre anillos de anís y desventura,

levantando las manos y llorando,

vienes volando.

Sobre dentistas y congregaciones,

sobre cines, y túneles y orejas,

con traje nuevo y ojos extinguidos,

vienes volando.

Sobre tu cementerio sin paredes

donde los marineros se extravían,

mientras la lluvia de tu muerte cae,

vienes volando.

Mientras la lluvia de tus dedos cae,

mientras la lluvia de tus huesos cae,

mientras tu médula y tu risa caen,

vienes volando.

Sobre las piedras en que te derrites,

corriendo, invierno abajo, tiempo abajo,

mientras tu corazón desciende en gotas,

vienes volando.

No estás allí, rodeado de cemento,

y negros corazones de notarios,

y enfurecidos huesos de jinetes:

vienes volando.

Oh amapola marina, oh deudo mío,

oh guitarrero vestido de abejas,

no es verdad tanta sombra en tus cabellos:

vienes volando.

No es verdad tanta sombra persiguiéndote,

no es verdad tantas golondrinas muertas,

tanta región oscura con lamentos:

vienes volando.

El viento negro de Valparaíso

abre sus alas de carbón y espuma

para barrer el cielo donde pasas:

vienes volando.

Hay vapores, y un frío de mar muerto,

y silbatos, y mesas, y un olor

de mañana lloviendo y peces sucios:

vienes volando.

Hay ron, tú y yo, y mi alma donde lloro,

y nadie, y nada, sino una escalera

de peldaños quebrados, y un paraguas:

vienes volando.

Allí está el mar. Bajo de noche y te oigo

venir volando bajo el mar sin nadie,

bajo el mar que me habita, oscurecido:

vienes volando.

Oigo tus alas y tu lento vuelo,

y el agua de los muertos me golpea

como palomas ciegas y mojadas:

vienes volando.

Vienes volando, solo solitario,

solo entre muertos, para siempre solo,

vienes volando sin sombra y sin nombre,

sin azúcar, sin boca, sin rosales,

vienes volando.

Autor: Pablo Neruda

Publicado: viernes, 31 de julio de 2015

Palabras Relacionadas: versos de amor, poemas de amor anonimos, poemas de amor, poemas de amor juveniles, poemas de amor a distancia, frases de peliculas de amor, poemas de amor benedetti, frases de amor de lejos, poemas de amor bonitos cortos, poemas de amor no cursis, poemas de amor faciles de aprender, poemas, poemas de amor navideños, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor faciles de aprender, poemas y versos de amor, poemas de amor famosos, poemas de amor hacia los animales, poemas de amor autores famosos, poemas de amor, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor mexicanos, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor modernos, poemas de amor en letra, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

Poema doble del lago Edem

Nuestro ganado pace, el viento espira Garcilaso Era mi voz antigua ignora

Autor: Federico García Lorca
Las horas

Faltan algunas horas para volver a verte no tengo ganas de contarlas solo qui

Autor: Leonardo Rodríguez Borges
Pasas por el abismo de mis tristezas

Pasas por el abismo de mis tristezas como un rayo de luna sobre los mares, ung

Autor: Amado Nervo
Noche de verano

Es una hermosa noche de verano. Tienen las altas casas abiertos los balcones

Autor: Antonio Machado
Huérfano

Huérfano quedará mi corazón alma del alma, si te vas de ahí, y para siempre ll

Autor: Ramón López Velarde

Poemas de Amistad:

Los ojos de t.

Un astrónomo viendo las estrellas preguntó la razón de por qué le faltaban las

Autor: José Gautier Benítez
Definición del abrazo

-No temerás los odres destapados de Eolo. Los vientos se entrecruzan tras los m

Autor: Aurora Luque
El poeta habla por teléfono con el amor

Tu voz regó la duna de mi pecho en la dulce cabina de madera. Por el sur de mi

Autor: Federico García Lorca
La monja gitana

Silencio de cal y mirto. Malvas en las hierbas finas. La monja borda alhelíe

Autor: Federico García Lorca
El Dios Ibero

Igual que el ballestero tahúr de la cantiga, tuviera una saeta el hombre ibero

Autor: Antonio Machado