Poeta: Jaime Sabines

Jaime Sabines

Tuxtla Gutiérrez, México, 1926 - Ciudad de México, 1999

Poeta mexicano. En el horizonte de la penúltima poesía mexicana, la figura de Jaime Sabines se levanta como un exponente de difícil clasificación. Alejado de las tendencias y los grupos intelectuales al uso, ajeno a cualquier capilla literaria, fue un creador solitario y desesperanzado cuyo camino se mantuvo al margen del que recorrían sus contemporáneos. Hay en su poesía un poso de amargura que se plasma en obras de un violento prosaísmo, expresado en un lenguaje cotidiano, vulgar casi, marcado por la concepción trágica del amor y por las angustias de la soledad.

POEMAS DE Jaime Sabines


Poemas de Amor


¡Qué risueño contacto!

¡Qué risueño contacto el de tus ojos, ligeros como palomas asustadas a la or...

Amor mío, mi amor...

Amor mío, mi amor, amor hallado de pronto en la ostra de la muerte. Quiero co...

Boca de llanto

Boca de llanto, me llaman tus pupilas negras, me reclaman. Tus labios sin ti ...

Casida de la tentadora

Todos te desean pero ninguno te ama. Nadie puede quererte, serpiente, porque...

Codiciada, prohibida...

Codiciada, prohibida, cercana estás, a un paso, hechicera. Te ofreces con los...

Es la sombra del agua

Es la sombra del agua y el eco de un suspiro, rastro de una mirada, memoria d...

He aquí que tú estás sola...

He aquí que tú estás sola y que estoy solo. Haces tus cosas diariamente y pi...

Los amorosos

Los amorosos callan. El amor es el silencio más fino, el más tembloroso, el ...

Me doy cuenta de que me faltas

Me doy cuenta de que me faltas y de que te busco entre las gentes, en el ruido,...

Me dueles

Mansamente, insoportablemente, me dueles. Toma mi cabeza. Córtame el cuello. ...

Me gustó que lloraras

¡Qué blandos ojos sobre tu falda! No sé. Pero tenías de todas partes,...

Me tienes en tus manos

Me tienes en tus manos y me lees lo mismo que un libro. Sabes lo que yo ignoro...

Mi corazón emprende...

Mi corazón emprende de mi cuerpo a tu cuerpo último viaje. Retoño de la luz...

No es nada de tu cuerpo

No es nada de tu cuerpo ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre, ni ese lugar s...

No es que muera de amor...

No es que muera de amor, muero de ti. Muero de ti, amor, de amor de ti, de urg...

No hay más, sólo mujer

No hay más. Sólo mujer para alegrarnos, sólo ojos de mujer para reconfortarn...

Pequeña del amor

Pequeña del amor, tú no lo sabes, tú no puedes saberlo todavía, no me conm...

Se ha vuelto llanto este dolor ahora

Se ha vuelto llanto este dolor ahora y es bueno que así sea. Bailemos, amemos...

Sitio de amor

Sitio de amor, lugar en que he vivido de lejos, tú, ignorada, amada que he ca...

Sólo en sueños

Sólo en sueños, sólo en el otro mundo del sueño te consigo, a ciertas hora...

Te desnudas igual...

Te desnudas igual que si estuvieras sola y de pronto descubres que estás conmi...

Te quiero a las diez de la mañana

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quie...

Te quiero porque tienes...

Te quiero porque tienes las partes de la mujer en el lugar preciso y estás co...

Tu cuerpo está a mi lado

Tu cuerpo está a mi lado fácil, dulce, callado. Tu cabeza en mi pecho se arr...

Tu nombre

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre. Trato de escribir que te amo. Tra...

Tú tienes lo que busco

Tú tienes lo que busco, lo que deseo, lo que amo, tú lo tienes. El puño de ...

Vamos a guardar este día...

Vamos a guardar este día entre las horas, para siempre, el cuarto a oscuras, ...

Yo no lo sé de cierto...

Yo no lo sé de cierto, pero supongo que una mujer y un hombre un día se quie...


Poemas de Amistad


Para hacer funcionar a las estrellas

Para hacer funcionar a las estrellas es necesario apretar el botón azul. Las...

Tía Chofi

Amanecí triste el día de tu muerte, tía Chofi, pero esa tarde me fui al cine...


Poemas Varios


¿Qué putas puedo?

¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla, con mi pierna tan larga y tan flaca, ...

Algo sobre la muerte del mayor Sabines

PRIMERA PARTE I Déjame reposar, aflojar los músculos del corazón y po...

Cuando estuve en el mar era marino...

Cuando estuve en el mar era marino este dolor sin prisas. Dame ahora tu boca: ...

Después de todo

Después de todo -pero después de todo- sólo se trata de acostarse juntos, s...

Dice Rubén

Dice Rubén que quiere la eternidad, que pelea por esa memoria de los hombres pa...

Doña Luz XVII

Lloverás en el tiempo de lluvia, harás calor en el verano, harás frío en e...

El peatón

Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos en...

Entonces se enviaban suspiros en las rosas

Entonces se enviaban suspiros en las rosas, besos-palomas de balcón a balcón....

Entresuelo

Un ropero, un espejo, una silla, ninguna estrella, mi cuarto, una ventana, la ...

Horal

Lento, amargo animal que soy, que he sido, amargo desde el nudo de polvo y agu...

La cojita está embarazada

La cojita está embarazada. Se mueve trabajosamente, pero qué dulce mirada m...

La luna

La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas. Es bue...

Me encanta Dios

Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta ...

Miss X

Miss X, sí, la menuda Miss Equis, llegó, por fin, a mi esperanza: alrededor ...

Soy mi cuerpo

Soy mi cuerpo. Y mi cuerpo está triste, está cansado. Me dispongo a dormir una...

Publicado: 2019-09-12 | Modificado: 2021-10-26T14:41:41