-->

poema-de-amor.comVengo Y Voy A Tu Vientre

Carlos Castro Saavedra

Sección: Poemas de Amor » Vengo Y Voy A Tu Vientre

"Vengo Y Voy A Tu Vientre"


Estoy cansado, amada, y estoy triste.

Vengo desde las tierras arrasadas y solas,

desde donde la muerte se desnuda y embiste

los acontecimientos, los hombres y las olas.

Vengo, hermosa, del tiempo, de la vida, del día

en que con sangre puso mi racimo en el mundo,

y empezaron mis hojas a sentir la agonía

de un cielo sin orillas y de un barro profundo.


Estoy cubierto de alma derramada y herida,

me tambaleo en medio de la noche sin astros,

y dejo en las paredes de tu casa dormida

mis capitulaciones, mis huellas y mis rastros.

Voy hacia tus entrañas inconteniblemente

y te pido que salgas al aire, a los caminos,

a recibir las dudas que asaltan a mi frente

y los pasos que acercan mis pasos a tus trinos.

Autor: Carlos Castro Saavedra

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

El canto de la miel

La miel es la palabra de Cristo, el oro derretido de su amor. El más allá del

Autor: Federico García Lorca
Amo, Valparaíso, cuanto encierras...

AMO, Valparaíso, cuanto encierras, y cuanto irradias, novia del océano, hasta

Autor: Pablo Neruda
El buque de los enamorados

Era un buque en el mar, era el amor en medio de las olas inmensas, y era mi so

Autor: Carlos Castro Saavedra
A Kempis

Ha muchos años que busco el yermo, ha muchos años que vivo triste, ha muchos a

Autor: Amado Nervo
Romance III

III ¡Oh!, ¡quién sabe si el Caribe, como las marinas aves, con alas de la t

Autor: José Gautier Benítez

Poemas de Amistad:

Los ojos de la casa de Aixa

El velo en desconcierto vuela por la tenue penumbra de la sala y es el vago r

Autor: María Inés Guzmán
Atardecida (María Inés Guzmán )

Hay que vivir deprisa. Tú eres ahora mismo la suavísima hora de la tarde, la

Autor: María Inés Guzmán
Bailadora - Salvador Rueda

Con un chambergo puesto como corona y el chal bajando en hebras a sus rodillas,

Autor: Salvador Rueda
La sandía

Cual si de pronto se entreabriera el día despidiendo una intensa llamarada, po

Autor: Salvador Rueda
Alrededor no hay Nada

El moño, las pestañas, las pupilas, el peroné, la tibia, las narices, la frent

Autor: Joaquin Sabina