-->

poema-de-amor.comFederico Garcia Lorca

Biografia de Federico Garcia Lorca y sus Poemas mas destacados

Federico Garcia Lorca

Fuente Vaqueros, España, 1898 - Víznar,1936

Poeta y dramaturgo español. Los primeros años de la infancia de Federico García Lorca transcurrieron en el ambiente rural de su pequeño pueblo granadino, para después ir a estudiar a un colegio de Almería.

Continuó sus estudios superiores en la Universidad de Granada: estudió filosofía y letras y se licenció en derecho. En la universidad hizo amistad con Manuel de Falla, quien ejerció una gran influencia en él, transmitiéndole su amor por el folclore y lo popular.

POEMAS DE FEDERICO GARCIA LORCA


Poemas de Amor


Adelina, de paseo

la mar no tiene naranjas, ni Sevilla tiene amor. Morena, qué luz de fuego. P...

Al oído de una muchacha

No quise. No quise decirte nada. Vi en tus ojos dos arbolitos locos. De br...

Alma ausente

No te conoce el toro ni la higuera, ni caballos ni hormigas de tu casa. No te ...

Apunte para una oda

Desnuda soledad sin gesto ni palabra, transparente en el huerto y untuosa por e...

Ay, voz secreta

Ay voz secreta del amor oscuro ¡ay balido sin lanas! ¡ay herida! ¡ay aguja ...

Bodas de sangre (fragmento)

-¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta! Que si matarte pudiera, te pondría una m...

Cancion Otoñal

Hoy siento en el corazón un vago temblor de estrellas, pero mi senda se pierd...

Casida de la mano imposible

Yo no quiero más que una mano, una mano herida, si es posible. Yo no quiero...

Casida de la muchacha dorada

La muchacha dorada se bañaba en el agua y el agua se doraba. Las algas y...

Casida de la mujer tendida

Verte desnuda es recordar la Tierra, la tierra lisa, limpia de caballos. La ...

El amor duerme en el pecho del poeta

Tú nunca entenderás lo que te quiero porque duermes en mí y estás dormido. ...

El canto de la miel

La miel es la palabra de Cristo, el oro derretido de su amor. El más allá de...

Es verdad - Federico Garcia Lorca

¡Ay qué trabajo me cuesta quererte como te quiero! Por tu amor me duele e...

Gacela del amor maravilloso

Con todo el yeso de los malos campos, eras junco de amor, jazmín mojado. C...

Gacela del amor matutino

Por el arco de Elvira quiero verte pasar, para saber tu nombre y ponerme a ll...

Gacela del amor que no se deja ver

Solamente por oír la campana de la Vela te puse una corona de verbena. G...

Gacela del recuerdo del amor

No te lleves tu recuerdo. Déjalo solo en mi pecho, temblor de blanco cerez...

Llagas de amor

Esta luz, este fuego que devora. Este paisaje gris que me rodea. Este dolor po...

Lluvia

La lluvia tiene un vago secreto de ternura, algo de soñolencia resignada y ama...

Lucía Martínez

Lucía Martínez. Umbría de seda roja. Tus muslos, como la tarde, van de l...

Madrigal apasionado

Quisiera estar en tus labios para apagarme en la nieve de tus dientes. Qui...

Madrigal de verano

Junta tu roja boca con la mía, ¡Oh Estrella la gitana! Bajo el oro solar del...

Mi niña se fue a la mar...

Mi niña se fue a la mar, a contar olas y chinas, pero se encontró, de pron...

Muerto de amor

A Margarita Manso ¿Qué es aquello que reluce por los altos corredores? Ci...

Noche del amor insomne

Noche arriba los dos con luna llena, yo me puse a llorar y tú reías. Tu de...

Poema doble del lago Edem

Nuestro ganado pace, el viento espira Garcilaso Era mi voz antigua ignora...

Preciosa y el aire

Su luna de pergamino Preciosa tocando viene por un anfibio sendero de cris...

Quiero llorar mi pena y te lo digo...

Quiero llorar mi pena y te lo digo para que tú me quieras y me llores en un a...

Remansillo

Me miré en tus ojos, pensando en tu alma. Adelfa blanca. Me miré en tus...

Romance de la luna, luna

A Conchita García Lorca La luna vino a la fragua Con su polisón de nardos...

Romance de la pena negra

Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora, cuando por el monte osc...

Romance sonámbulo

Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre el mar...

Serenata de Belisa

Por las orillas del río se está la noche mojando en los pechos de Lolita se...

Si mis manos pudieran deshojar

Yo pronuncio tu nombre en las noches oscuras, cuando vienen los astros a bebe...


Poemas de Amistad


El poeta dice la verdad

Quiero llorar mi pena y te lo digo para que tú me quieras y me llores en un...

El poeta habla por teléfono con el amor

Tu voz regó la duna de mi pecho en la dulce cabina de madera. Por el sur de m...

El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte, en vano espero tu palabra escrita y pienso...

La casada infiel

Y que yo me la llevé al río creyendo que era mozuela, pero tenía marido. ...

La monja gitana

Silencio de cal y mirto. Malvas en las hierbas finas. La monja borda alhelí...

La niña va por mi frente

¡Oh, qué antiguo sentimiento! ¿De qué me sirve, pregunto, la tinta, el p...

La sombra de mi alma...

La sombra de mi alma huye por un ocaso de alfabetos, niebla de libros y palab...

Muerte de Antoñito el Camborio

Voces de muerte sonaron cerca del Guadalquivir. Voces antiguas que cercan, vo...

Pequeño poema infinito

Para Luis Cardoza y Aragón Equivocar el camino es llegar a la nieve y lleg...

Thamar y Amnón

Para Alfonso García Valdecasas La luna gira en el cielo sobre las tierras s...


Poemas Varios


Cada canción...

Cada canción es un remanso del amor. Cada lucero, un remanso del tiempo...

Casida de la muerte oscura

Quiero dormir el sueño de las manzanas, alejarme del tumulto de los cementerio...

Casida de la rosa

La rosa no buscaba la aurora: casi eterna en su ramo, buscaba otra cosa. ...

Casida de las palomas oscuras

Por las ramas del laurel vi dos palomas oscuras. La una era el Sol, la otr...

Casida de los los ramos

Por las arboledas del Tamarit han venido los perros de plomo a esperar que s...

Casida del herido por el agua......

Quiero bajar al pozo, quiero subir los muros de Granada, para mirar el coraz...

Casida del llanto

He cerrado mi balcón por que no quiero oír el llanto pero por detrás de l...

Casida del sueño al aire libre

Flor de jazmín y toro degollado. Pavimento infinito. Mapa. Sala. Arpa. Alba. ...

Corazón nuevo

Mi corazón, como una sierpe, se ha desprendido de su piel, y aquí la miro en...

Deseo

Sólo tu corazón caliente, y nada más. Mi paraíso un campo sin ruiseñor...

Gacela de la huida

Me he perdido muchas veces por el mar con el oído lleno de flores recién cort...

Gacela de la raíz amarga

Hay una raíz amarga y un mundo de mil terrazas. Ni la mano más pequeña ...

Gacela de la terrible presencia

Yo quiero que el agua se quede sin cauce. Yo quiero que el viento se quede sin ...

Gacela del niño muerto

Todas las tardes en Granada, todas las tardes se muere un niño. Todas las t...

Gacela del amor de cien años

Suben por la calle los cuatro galanes. Ay, ay, ay, ay. Por la calle abajo...

Gacela del amor desesperado

La noche no quiere venir para que tú no vengas, ni yo pueda ir. Pero yo ...

Gacela del amor imprevisto

Nadie comprendía el perfume de la oscura magnolia de tu vientre. Nadie sab...

Interior - Federico Garcia Lorca

No quiero ser poeta, ni galante. ¡Sábanas blancas donde te desmayes! No c...

Largo espectro de plata conmovida...

Largo espectro de plata conmovida el viento de la noche suspirando, abrió con...

Las seis cuerdas

La guitarra hace llorar a los sueños. El sollozo de las almas perdidas se e...

Normas - Federico Garcia Lorca

I Norma de ayer encontrada sobre mi noche presente; resplandor adolescente...

Oda a Walt Whitman

Por el East River y el Bronx los muchachos cantaban enseñando sus cinturas co...

Poema de la soledad

Sí, tu niñez ya fábula de fuentes. El tren y la mujer que llena el cielo, ...

Romance de la Guardia Civil española

A Juan Guerrero Cónsul General de la Poesía Los caballos negros son. Las ...

Soneto - Federico Garcia Lorca

El viento explora cautelosamente qué viejo tronco tenderá mañana. El viento...

Soneto de la dulce queja

Tengo miedo a perder la maravilla de tus ojos de estatua, y el acento que de...

Soneto de la guirnalda de rosas

¡Esa guirnalda! ¡pronto! ¡que me muero! ¡Teje deprisa! ¡canta! ¡gime! ¡c...

Soneto gorgorino

Este pichón del Turia que te mando, de dulces ojos y de blanca pluma, sobre l...

Veleta - Federico Garcia Lorca

Viento del Sur, moreno, ardiente, llegas sobre mi carne, trayéndome semil...

Venus - Federico Garcia Lorca

A la señorita Argemira López que no me quiso. Efectivamente tienes dos g...

Publicado: 2019-09-12 | Modificado: 2022-06-30T13:04:06