-->

poema-de-amor.comCasida De La Mujer Tendida

Federico García Lorca

Sección: Poemas de Amor » Casida De La Mujer Tendida

"Casida De La Mujer Tendida"


Verte desnuda es recordar la Tierra,

la tierra lisa, limpia de caballos.

La tierra sin un junco, forma pura,

cerrada al porvenir; confín de plata.

Verte desnuda es comprender el ansia

de la lluvia que busca débil talle,

o la fiebre del mar de inmenso rostro

sin encontrar la luz de su meji


lla.

La sangre sonará por las alcobas

y vendrá con espadas fulgurantes,

pero tú no sabrás donde se ocultan

el corazón de sapo o la violeta.

Tu vientre es una lucha de raíces,

tus labios son un alba sin contorno.

Bajo las rosas tibias de la cama

los muertos gimen esperando turno.

Autor: Federico García Lorca

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Sirena

Tengo la convicción de que no existes y sin embargo te oigo cada noche te inve

Autor: Mario Benedetti
Rima XXVII: Despierta, tiemblo al mirarte

Despierta, tiemblo al mirarte; dormida, me atrevo a verte; por eso, alma de mi

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
No sé qué dulzura vierte...

No sé qué dulzura vierte tu soledad. Hay un eco de rosas que nunca tuve jun

Autor: Ricardo Peña
Alguien

Alguien limpia la celda de la tortura que no quede la sangre ni la amargura

Autor: Mario Benedetti
Rima VIII: Cuando miro el azul horizonte

Cuando miro el azul horizonte perderse a lo lejos, al través de una gasa de po

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas de Amistad:

Sol de invierno

Es mediodía. Un parque. Invierno. Blancas sendas; simétricos montículos y ram

Autor: Antonio Machado
El copo

Tíñese el mar de azul y de escarlata; el sol alumbra su cristal sereno, y circ

Autor: Salvador Rueda
Semillas para un himno

Al alba busca su nombre lo naciente Sobre los troncos soñolientos centellea la

Autor: Octavio Paz
Limbo de Luis Cernuda

La plaza sola (gris el aire, negros los árboles, la tierra manchada por la nie

Autor: Luis Cernuda Bidou
Los ojos de t.

Un astrónomo viendo las estrellas preguntó la razón de por qué le faltaban las

Autor: José Gautier Benítez