-->

poema-de-amor.comPoema Doble Del Lago Edem

Federico García Lorca

Sección: Poemas de Amor » Poema Doble Del Lago Edem

"Poema Doble Del Lago Edem"


Nuestro ganado pace, el viento espira

Garcilaso

Era mi voz antigua

ignorante de los densos jugos amargos.

La adivino lamiendo mis pies

bajo los frágiles helechos mojados.

¡Ay voz antigua de mi amor,

ay voz de mi verdad,

ay voz de mi abierto costado,

cuando todas las rosas manaban de mi lengua

y el césped no conocía la impasible dentadura del caballo!

Estás aquí bebiendo mi sangre,

bebiendo mi humor de niño pesado,

mientras mis ojos se quiebran en el viento

con el aluminio y las voces de los borrachos.

Déjame pasar la puerta

donde Eva come hormigas

y Adán fecunda peces deslumbrados.

Déjame pasar, hombrecillo de los cuernos,

al bosque de los desperezos

y los alegrísimos saltos.

Yo sé el uso más secreto

que tiene un viejo alfiler oxidado

y sé del horror de unos ojos despiertos

sobre la superficie concreta del plato.

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,

quiero mi libertad, mi amor humano

en el rincón más oscuro de la brisa


que nadie quiera.

¡Mi amor humano!

Esos perros marinos se persiguen

y el viento acecha troncos descuidados.

¡Oh voz antigua, quema con tu lengua

esta voz de hojalata y de talco!

Quiero llorar porque me da la gana

como lloran los niños del último banco,

porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,

pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

Quiero llorar diciendo mi nombre,

rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,

para decir mi verdad de hombre de sangre

matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.

No, no, yo no pregunto, yo deseo,

voz mía libertada que me lames las manos.

En el laberinto de biombos es mi desnudo el que recibe

la luna de castigo y el reloj encenizado.

Así hablaba yo.

Así hablaba yo cuando Saturno detuvo los trenes

y la bruma y el Sueño y la Muerte me estaban buscando.

Me estaban buscando

allí donde mugen las vacas que tienen patitas de paje

y allí donde flota mi cuerpo entre los equilibrios contrarios.

Autor: Federico García Lorca

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Tan rubia es la niña que...

Tan rubia es la niña que que cuando hay sol, no se la ve. Parece que se difu

Autor: Amado Nervo
Vamos a guardar este día...

Vamos a guardar este día entre las horas, para siempre, el cuarto a oscuras,

Autor: Jaime Sabines
La culpa es de uno

Quiza fue una hecatombe de esperanzas un derrumbe de algun modo previsto ah pe

Autor: Mario Benedetti
Rima XVIII: Fatigada del baile

Fatigada del baile, encendido el color, breve el aliento, apoyada en mi brazo,

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Alma en pena

A fuerza de quererte me he convertido, Amor, en alma en pena. ¿Por qué, Fuen

Autor: Ramón López Velarde

Poemas de Amistad:

El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos. Me tienden la copa y yo debo

Autor: Jorge Luis Borges
Atardecida (María Inés Guzmán )

Hay que vivir deprisa. Tú eres ahora mismo la suavísima hora de la tarde, la

Autor: María Inés Guzmán
El poeta - Jose Gautier Benitez

Nace, vive y adelanta por la senda de la vida, y al recibir una herida la cit

Autor: José Gautier Benítez
Elogio a Fuensanta

Tú no eres en mi huerto la pagana rosa de los ardores juveniles; te quise como

Autor: Ramón López Velarde
Pequeño poema infinito

Para Luis Cardoza y Aragón Equivocar el camino es llegar a la nieve y llega

Autor: Federico García Lorca