-->

poema-de-amor.comCasida De La Mano Imposible

Federico García Lorca

Sección: Poemas de Amor » Casida De La Mano Imposible

"Casida De La Mano Imposible"


Yo no quiero más que una mano,

una mano herida, si es posible.

Yo no quiero más que una mano,

aunque pase mil noches sin lecho.

Sería un pálido lirio de cal,

sería una paloma amarrada a mi corazón,

sería el guardián que en la noche de mi tránsito

prohibiera en absoluto la entrada a la luna.


Yo no quiero más que esa mano

para los diarios aceites

y la sábana blanca de mi agonía.

Yo no quiero más que esa mano

para tener un ala de mi muerte.

Lo demás todo pasa.

Rubor sin nombre ya, astro perpetuo.

Lo demás es lo otro; viento triste,

mientras las hojas huyen en bandadas.

Autor: Federico García Lorca

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Canción del amor herido

Tengo las manos muy tristes y no sé qué hacer con ellas, porque anoche me cort

Autor: Carlos Castro Saavedra
Renacimiento - Antonio Machado

Galerías del alma... ¡El alma niña! Su clara luz risueña; y la pequeña histori

Autor: Antonio Machado
El amenazado

Es el amor. Tendré que cultarme o que huir. Crecen los muros de su cárcel, como

Autor: Jorge Luis Borges
Nuestras vidas son péndulos

¿Dónde estará la niña que en aquel lugarejo una noche de baile me habló de su

Autor: Ramón López Velarde
Dios lo quiere

I La tierra se hace madrastra si tu alma vende a mi alma. Llevan un escalof

Autor: Gabriela Mistral

Poemas de Amistad:

Viaje al terruño

A Enrique Fernández Ledezma. De tu magnífico traje recogeré la basquiña cua

Autor: Ramón López Velarde
A un poeta menor de la antología

¿Dónde está la memoria de los días que fueron tuyos en la tierra, y tejieron d

Autor: Jorge Luis Borges
Al Maestro Antoñete

Esta tarde la sombra esta que arde, esta tarde comulga el mas ateo, esta tarde

Autor: Joaquin Sabina
Semillas para un himno

Al alba busca su nombre lo naciente Sobre los troncos soñolientos centellea la

Autor: Octavio Paz
Tan sólo sonreíase...

Tan sólo sonreíase cuando yo la miraba. No me miraba nunca, sólo yo la miraba

Autor: Ricardo Peña