-->

poema-de-amor.comCancion Otoñal

Federico García Lorca

Sección: Poemas de Amor » Cancion Otoñal

"Cancion Otoñal"


Hoy siento en el corazón

un vago temblor de estrellas,

pero mi senda se pierde

en el alma de la niebla.

La luz me troncha las alas

y el dolor de mi tristeza

va mojando los recuerdos

en la fuente de la idea.

Todas las rosas son blancas,

tan blancas como mi pena,

y no son las rosas blancas,

que ha nevado sobre ellas.

Antes tuvieron el iris.

También sobre el alma nieva.

La nieve del alma tiene

copos de besos y escenas

que se hundieron en la sombra

o en la luz del que las piensa.

La nieve cae de las rosas,

pero la del alma queda,

y la garra de los años

hace un sudario con ellas.

¿Se deshelará la nieve

cuando la muerte nos lleva?

¿O después habrá otra nieve

y otras rosas más perfectas?

¿Será la paz con nosotros

como Cristo nos enseña?


>¿O nunca será posible

la solución del problema?

¿Y si el amor nos engaña?

¿Quién la vida nos alienta

si el crepúsculo nos hunde

en la verdadera ciencia

del Bien que quizá no exista,

y del Mal que late cerca?

¿Si la esperanza se apaga

y la Babel se comienza,

qué antorcha iluminará

los caminos en la Tierra?

¿Si el azul es un ensueño,

qué será de la inocencia?

¿Qué será del corazón

si el Amor no tiene flechas?

¿Y si la muerte es la muerte,

qué será de los poetas

y de las cosas dormidas

que ya nadie las recuerda?

¡Oh sol de las esperanzas!

¡Agua clara! ¡Luna nueva!

¡Corazones de los niños!

¡Almas rudas de las piedras!

Hoy siento en el corazón

un vago temblor de estrellas

y todas las rosas son

tan blancas como mi pena.

Autor: Federico García Lorca

Publicado: jueves, 18 de junio de 2015

Poemas de Amor:

Y el Buda de basalto sonreía

Aquella tarde, en la alameda, loca de amor, la dulce idolatrada mía me ofreció

Autor: Amado Nervo
Déjame sueltas las manos...

DÉJAME sueltas las manos y el corazón, déjame libre! Deja que mis dedos corran

Autor: Pablo Neruda
Rima XXV: Cuando en la noche te envuelven

Cuando en la noche te envuelven las alas de tul del sueño y tus tendidas pesta

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Rima XXIII: Por una mirada, un mundo

Por una mirada, un mundo, por una sonrisa, un cielo, por un beso… ¡yo no sé q

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Mi niña se fue a la mar...

Mi niña se fue a la mar, a contar olas y chinas, pero se encontró, de pronto

Autor: Federico García Lorca

Poemas de Amistad:

Los Cisnes

¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello al paso de los tristes y er

Autor: Rubén Darío
El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte, en vano espero tu palabra escrita y pienso,

Autor: Federico García Lorca
Miguel Hernández, asesinado en los presidios de España

LLEGASTE a mí directamente del Levante. Me traías, pastor de cabras, tu inocenc

Autor: Pablo Neruda
En camino

Al fin te ve mi fortuna ir, a mi abrigo amoroso, al buen terruño oloroso en q

Autor: Ramón López Velarde
Los ojos de t.

Un astrónomo viendo las estrellas preguntó la razón de por qué le faltaban las

Autor: José Gautier Benítez