-->

poema-de-amor.comCaperucita Roja

Gabriela Mistral

Sección: Poemas de Amor » Caperucita Roja

"Caperucita Roja"


Caperucita Roja visitará a la abuela

que en el poblado próximo sufre de extraño mal.

Caperucita Roja, la de los rizos rubios,

tiene el corazoncito tierno como un panal.

A las primeras luces ya se ha puesto en camino

y va cruzando el bosque con un pasito audaz.

Sale al paso Maese Lobo, de ojos diabólicos.

«Caperucita Roja, cuéntame adónde vas».

Caperucita es cándida como los lirios blancos.

«Abuelita ha enfermado. Le llevo aquí un pastel

y un pucherito suave, que se derrama en juego.

¿Sabes del pueblo próximo? Vive en la entrada de él».

Y ahora, por el bosque discurriendo encantada,

recoge bayas rojas, corta ramas en flor,

y se enamora de unas mariposas pintadas

que la hacen olvidarse del viaje del Traidor...

El Lobo fabuloso de blanqueados dientes,

ha pasado ya el bosque, el molino, el alcor,

y golpea en la plácida puerta de la abuelita,

que le abre. (A la niña ha anunciado el Traidor.)

Ha tres días la bestia no sabe de bocado.

¡Pobre abuelita inválida, quién la va a defender!

... Se la comió riendo toda y pausadamente

y se puso en seguida sus ropas de mujer.

Tocan dedos menudos a la entornada puerta.

De la arrugada cama dice el Lobo: «¿Quién va?»

La voz es ronca. «Pero la abuelita está enferma»

la niña ingenua explica. «De parte de mamá».

Caperucita ha entrado, olorosa de bayas.

Le tiemblan en la mano gajos de salvia en flor.

«Deja los pastelitos; ven a entibiarme el lecho».

Caperucita cede al reclamo de amor.

De entre la cofia salen las orejas monstruosas.

«¿Por qué tan largas?», dice la niña con candor.

Y el velludo engañoso, abrazado a la niña:

«¿Para qué son tan largas? Para oírte mejor».

El cuerpecito tierno le dilata los ojos.

El terror en la niña los dilata también.

«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes ojos?»

«Corazoncito mío, para mirarte bien...»

Y el viejo Lobo ríe, y entre la boca negra

tienen los dientes blancos un terrible fulgor.

«Abuelita, decidme: ¿por qué esos grandes dientes?»

«Corazoncito, para devorarte mejor...»

Ha arrollado la bestia, bajo sus pelos ásperos,

el cuerpecito trémulo, suave como un vellón;

y ha molido las carnes, y ha molido los huesos,

y ha exprimido como una cereza el corazón...

Autor: Gabriela Mistral

Publicado: jueves, 10 de septiembre de 2015

Palabras Relacionadas: poemas de amor feliz cumpleaños, poemas de amor incondicional, poemas de amor cortos, poemas de amor hacia los hijos, frases y pensamientos de amor, poemas de amor en letra, poemas de amor nacos, poemas, poemas de amor hacia los animales, poesias de amor cortas, poemas de amor aniversario, poemas de amor hacia los hijos, poemas de amor autores famosos, poemas de amor cortos, poemas de amor borges, poemas de amor hacia la pareja, poemas de amor cortos, poemas de amor aniversario, poemas de amor latinoamericanos, poemas de amor largos, frases de amor de peliculas, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor grandes, poemas de amor largos, poemas de amor no cursis, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

Romance II

II Le he prometido a quien diga el lugar do puedo hallarte, la mitad de la

Autor: José Gautier Benítez
Bodas de sangre (fragmento)

-¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta! Que si matarte pudiera, te pondría una morta

Autor: Federico García Lorca
Los sueños - Antonio Machado

El hada más hermosa ha sonreído al ver la lumbre de una estrella pálida, que e

Autor: Antonio Machado
Tu nombre - Leonardo Rodriguez

Siempre quise escribir un poema con tu nombre ese que repetí setenta veces si

Autor: Leonardo Rodríguez Borges
Chau número tres

Te dejo con tu vida tu trabajo tu gente con tus puestas de sol y tus amanece

Autor: Mario Benedetti

Poemas de Amistad:

Atardecida (María Inés Guzmán )

Hay que vivir deprisa. Tú eres ahora mismo la suavísima hora de la tarde, la

Autor: María Inés Guzmán
A Roque

Llegaste temprano al buen humor al amor cantado al amor decantado llegaste

Autor: Mario Benedetti
Llegada - Ramón López Velarde

Por las tapias la verdura del jazmín cuelga a la calle, y respira todo el vall

Autor: Ramón López Velarde
Elegía Interrumpida

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa. Al primer muerto nunca lo olvidamos, au

Autor: Octavio Paz
A José María Palacio

Palacio, buen amigo, ¿está la primavera vistiendo ya las ramas de los chopos

Autor: Antonio Machado