-->

poema-de-amor.comNo Morire Del Todo Amiga Mia

Rodolfo Tallón

Sección: Poemas de Amistad » No Morire Del Todo Amiga Mia

"No Morire Del Todo Amiga Mia"


No moriré del todo, amiga mía,

mientras viva en tu alma mi recuerdo.

Un verso, una palabra, una sonrisa,

te dirán claramente que no he muerto.

Volveré con las tardes silenciosas,

con la estrella que brilla para ti,

con la brisa que nace entre las hojas,

con la fuente que sueña en el jardín.

Volveré con el piano que solloza

las nocturnas escalas de Chopin;

con la lenta agonía de las cosas

que no saben morir.

Con todo lo romántico, que inmola

este mundo cruel que me destroza.

A tu lado estaré cuando estés sola,

como una sombra más junto a tu sombra.

Autor: Rodolfo Tallón

Publicado: jueves, 18 de junio de 2015

Poemas de Amor:

Demores de Amores

Donde no puedas amar, no te demores. No te detengas por falsos amores. Nunca p

Autor: Ana Carolina Escalera
Rima XXXV: No me admiró tu olvido…

¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día me admiró tu cariño mucho más, porqu

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Se ha vuelto llanto este dolor ahora

Se ha vuelto llanto este dolor ahora y es bueno que así sea. Bailemos, amemos,

Autor: Jaime Sabines
El cisne - Salvador Rueda

Visión impecable de nácar riente, ara de alabastro y hostiario viviente, cisne

Autor: Salvador Rueda
¡Carne, celeste carne de la mujer!

¡Carne, celeste carne de la mujer! Arcilla -dijo Hugo-, ambrosía más bien, ¡oh

Autor: Rubén Darío

Poemas de Amistad:

Algunas amistades son eternas

Algunas veces encuentras en la vida una amistad especial: ese alguien que al e

Autor: Pablo Neruda
Verdadera companera

Entre palabras y risas bajo una luna latente de este frío invierno nos conoc

Autor: Anonimo
Homenaje

Ha muerto Rubén Darío, ¡el de las piedras preciosas! Hermano, ¡cuántas noche

Autor: Amado Nervo
Para tus dedos ágiles y finos

Doy a los cuatro vientos los loores de tus dedos de clásica finura que prepara

Autor: Ramón López Velarde
Hermana, hazme llorar...

Fuensanta: dame todas las lágrimas del mar. Mis ojos están secos y yo sufro u

Autor: Ramón López Velarde