-->

poema-de-amor.comRódeuse

Amado Nervo

Sección: Poemas de Amor » Ródeuse

"Ródeuse"


Si te toman pensativa los desastres de las hojas

que revuelan crepitando por el amplio bulevar;

si los cierzos te insinúan no sé qué vagas congojas

y nostalgias imprecisas y deseos de llorar;

si el latido luminoso de los astros te da frío;

si incurablemente triste ves al Sena resbalar,

y el reflejo de los focos escarlatas sobre el río

se te antoja


que es la estela de algún trágico navío

donde llevan los ahogados de la Morgue a sepultar;

¡Pobrecita! ven conmigo: deja ya las puentes yermas.

Hay un alma en estas noches a las tísicas hostil,

y un vampiro disfrazado de galón que busca enfermas,

que corteja a las que tosen y que, a poco que te duermas,

chupará con trompa inmunda tus pezones de marfil.

Autor: Amado Nervo

Publicado: viernes, 18 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Afrodita - Salvador Rueda

Venus, la de los senos adorados que nutren de vigor savias y rosas; la que al

Autor: Salvador Rueda
La isla de Mácar

Hay una isla dentro de la noche. Barre la brisa el óxido de un puerto abandonad

Autor: Aurora Luque
Cuerpo a la vista

Y las sombras se abrieron otra vez y mostraron su cuerpo: tu pelo, otoño espes

Autor: Octavio Paz
Olvido - Octavio Paz

Cierra los ojos y a oscuras piérdete bajo el follaje rojo de tus párpados. Hún

Autor: Octavio Paz
Si una espina me hiere

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina, ...pero no la aborrezco! Cuand

Autor: Amado Nervo

Poemas de Amistad:

Tu rostro, el mío ya desvanecidos...

Tu rostro, el mío ya desvanecidos. Tu rostro, en mí ya entremezclados. Tu rost

Autor: Ricardo Peña
Viaje al terruño

A Enrique Fernández Ledezma. De tu magnífico traje recogeré la basquiña cua

Autor: Ramón López Velarde
Tan sólo sonreíase...

Tan sólo sonreíase cuando yo la miraba. No me miraba nunca, sólo yo la miraba

Autor: Ricardo Peña
En el entierro de un amigo

Tierra le dieron una tarde horrible del mes de julio, bajo el sol de fuego.

Autor: Antonio Machado
Aquí viene Nazim Hikmet

NAZIM, de las prisiones recién salido, me regaló su camisa bordada con hilos

Autor: Pablo Neruda