-->

poema-de-amor.comVerdadera Companera

Anonimo

Sección: Poemas de Amistad » Verdadera Companera

"Verdadera Companera"


Entre palabras y risas

bajo una luna latente

de este frío invierno

nos conocimos de repente.

Amiga mía, cuanto te he esperado,

no te imaginas cuantas veces te he soñado.

Eres tan especial y tan compañera.

me acompañas con mis risas

tristezas y penas.

Estas siempre atravesando las fr


onteras

para que llegue a mí,

la melodía de tu voz.

Y cuando me siento sola

en días de nostalgia

me acompañas con tus ojos en silencio

y me haces sonreír.

Porque eres flor

que no deshoja con el tiempo,

que reparte su perfume

por donde quieras

¡Oh Amiga cuanto te quiero!

Autor: Anonimo

Publicado: jueves, 18 de junio de 2015

Poemas de Amor:

Fantasía de una nota de abril

¿Sevilla?... ¿Granada?... La noche de luna. Angosta la calle, revuelta y moruna

Autor: Antonio Machado
Dame la mano

Dame la mano y danzaremos; dame la mano y me amarás. Como una sola flor seremo

Autor: Gabriela Mistral
Rima XXVII: Despierta, tiemblo al mirarte

Despierta, tiemblo al mirarte; dormida, me atrevo a verte; por eso, alma de mi

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Renacimiento - Antonio Machado

Galerías del alma... ¡El alma niña! Su clara luz risueña; y la pequeña histori

Autor: Antonio Machado
Consejos - Antonio Machado

I Este amor que quiere ser acaso pronto será; pero ¿cuándo ha de volver lo

Autor: Antonio Machado

Poemas de Amistad:

Amiga, no te mueras...

AMIGA, no te mueras. Óyeme estas palabras que me salen ardiendo, y que nadie d

Autor: Pablo Neruda
In memoriam

Amado Nervo, suave perfil, labio sonriente; Amado Nervo, estrofa y corazón en p

Autor: Gabriela Mistral
Amistad

Amistad es lo mismo que una mano que en otra mano apoya su fatiga y siente que

Autor: Carlos Castro Saavedra
amigo

Amigo, llévate lo que tú quieras, penetra tu mirada en los rincones y si así l

Autor: Pablo Neruda
Tu rostro, el mío ya desvanecidos...

Tu rostro, el mío ya desvanecidos. Tu rostro, en mí ya entremezclados. Tu rost

Autor: Ricardo Peña