-->

poema-de-amor.comEl Manzanillo

José Gautier Benítez

Sección: Poemas de Amistad » El Manzanillo

"El Manzanillo"


Hay en los campos de mi hermosa antilla

en el suelo feliz donde he nacido

como un error de la natura, un bello

arbusto que se llama el manzanillo.

Tiene el verde color de la esmeralda

y su tupida, su redonda copa

esparce a su alredor en la llanura

fresca, apacible, deliciosa sombra.

Mas, ¡ay!, el ave al acercarse tiende

para otros sitios el cansado vuelo

porque su instinto natural le indica

que su sombra es mortífero veneno.


>

Todas las plantas en la selva umbría

entrelazan sus ramas y sus hojas

y al halago del viento se acarician

y se apoyan las unas en las otras.

Y unidas crecen en amante lazo

y unidas dan al aire su fragancia

y el manzanillo solo en la ribera

y el manzanillo solo en la montaña.

¡Ay!, cuántas veces al mirarlo, cuántas

con honda pena, con dolor he dicho

¿Si será mi existencia en esta vida

la existencia fatal del manzanillo?

Autor: José Gautier Benítez

Publicado: jueves, 18 de junio de 2015

Poemas de Amor:

Ofertorio

Dios mío, yo te ofrezco mi dolor: ¡Es todo lo que puedo ya ofrecerte! Tú me di

Autor: Amado Nervo
Mi biblioteca

lomos dispersos vivos estantes perfectos muertos llenos de placer realidad

Autor: Leonardo Rodríguez Borges
Intimidad

Soñamos juntos juntos despertamos el tiempo hace o deshace mientras tanto no

Autor: Mario Benedetti
Espero

Te espero cuando la noche se haga día, suspiros de esperanzas ya perdidas. No

Autor: Mario Benedetti

Poemas de Amistad:

La vid (María Inés Guzmán )

Parece que dormitan, retorcidas, deformadas sus ramas por la tierra, traspasad

Autor: María Inés Guzmán
Mejor te invento

Estás alicaído, estás dudando, no te alcanzan las pruebas ni las preces, cada

Autor: Mario Benedetti
La muerte al otro lado de la cámara

Acodada en la barra o la terraza me miro desde lejos como dicen que se miran l

Autor: Aurora Luque
A mi prima Águeda

A Jesús Villalpando Mi madrina invitaba a mi prima Águeda a que pasara el dí

Autor: Ramón López Velarde