-->

poema-de-amor.comEl Adiós - Ramón López Velarde

Ramón López Velarde

Sección: Poemas de Amistad » El Adiós - Ramón López Velarde

"El Adiós - Ramón López Velarde"


Fuensanta, dulce amiga,

blanca y leve mujer,

dueña ideal de mi primer suspiro

y mis copiosas lágrimas de ayer;

enlutada que un día de entusiasmo

soñé condecorar,

prendiendo, en la alborada de las nupcias,

en el negro mobiliario de tu pecho

una fecunda rama de azahar.

Dime ¿es verdad que ha muerto mi quimera,

y el idólatra de tu palidez

no volverá a soñar con el milagro

de la diáfana rosa de tu tez?

(Así interrogo en la profunda noche

mientras las nubes van

cual pesadillas lóbregas, y gimen,

a distancia, unos huérfanos sin pan.)

De las cercanas torres

bajo el fúnebre son

de un toque de difuntos, y Fuensanta

clama en un gesto de desolación:

"¿No escuchas las esquilas agoreras?

¡Tocan a muerto por nuestra ilusión!

Me duele ser cruel

y quitar de tus labios

la última gota de la vieja miel.

"Mas el cadáver del amor con alas

con que en horas de infancia me quisiste,

yo lo he de estrechar

contra mi pecho fiel, y en una urna

presidirá los lutos de mi hogar."

Hemos callado porque nuestras almas

están bien enclavadas en su cruz.

Me despido... Ella guía,

llevando, en un trasunto de Evangelio,

en las frágiles manos una luz.

Pero apenas llegados al umbral,

suspiro de alma en pena

o soplo del Espíritu del mal,

un golpe de aire marea la bujía...

Aúlla un perro en la calma sepulcral...

fue así como Fuensanta y el idólatra

nos dijimos adiós en las tinieblas

de la noche fatal.

Autor: Ramón López Velarde

Publicado: jueves, 25 de agosto de 2016

Poemas de Amor:

Entre Irse y Quedarse

Entre irse y quedarse duda el día, enamorado de su transparencia. La tarde c

Autor: Octavio Paz
Gacela del amor que no se deja ver

Solamente por oír la campana de la Vela te puse una corona de verbena. Gr

Autor: Federico García Lorca
Desde el alma

Hermano cuerpo estás cansado desde el cerebro a la misericordia del paladar al

Autor: Mario Benedetti
A Margarita Debayle

Margarita, está linda la mar, y el viento lleva esencia sutil de azahar; yo s

Autor: Rubén Darío
Elegía de un madrigal

Recuerdo que una tarde de soledad y hastío, ¡oh tarde como tantas!, el alma mía

Autor: Antonio Machado

Poemas de Amistad:

In memoriam

Amado Nervo, suave perfil, labio sonriente; Amado Nervo, estrofa y corazón en p

Autor: Gabriela Mistral
El Dios Ibero

Igual que el ballestero tahúr de la cantiga, tuviera una saeta el hombre ibero

Autor: Antonio Machado
Un criminal - Antonio Machado

El acusado es pálido y lampiño. Arde en sus ojos una fosca lumbre, que repugna

Autor: Antonio Machado
Oh, blanca flor intacta...

Oh, blanca flor intacta. Abierta y ya cerrada, Trasplantada tan sólo por mi

Autor: Ricardo Peña
¿Cómo decía usted, amigo mío?

¿Cómo decía usted, amigo mío? ¿Qué el amor es un río? No es extraño. Es cierta

Autor: Rubén Darío