-->

poema-de-amor.comElegía Interrumpida

Octavio Paz

Sección: Poemas de Amistad » Elegía Interrumpida

"Elegía Interrumpida"


Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Al primer muerto nunca lo olvidamos,

aunque muera de rayo, tan aprisa

que no alcance la cama ni los óleos.

Oigo el bastón que duda en un peldaño,

el cuerpo que se afianza en un suspiro,

la puerta que se abre, el muerto que entra.

De una puerta a morir hay poco espacio

y apenas queda tiempo de sentarse,

alzar la cara, ver la hora

y enterarse: las ocho y cuarto.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

La que murió noche tras noche

y era una larga despedida,

un tren que nunca parte, su agonía.

Codicia de la boca

al hilo de un suspiro suspendida,

ojos que no se cierran y hacen señas

y vagan de la lámpara a mis ojos,

fija mirada que se abraza a otra,

ajena, que se asfixia en el abrazo

y al fin se escapa y ve desde la orilla

cómo se hunde y pierde cuerpo el alma

y no encuentra unos ojos a que asirse...

¿Y me invitó a morir esa mirada?

Quizá morimos sólo porque nadie

quiere morirse con nosotros, nadie

quiere mirarnos a los ojos.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Al que se fue por unas horas

y nadie sabe en qué silencio entró.

De sobremesa, cada noche,

la pausa sin color que da al vacío

o la frase sin fin que cuelga a medias

del hilo de la araña del silencio

abren un corredor para el que vuelve:

suenan sus pasos, sube, se detiene...

Y alguien entre nosotros se levanta

y cierra bien la puerta.

Pero él, allá del otro lado, insiste.

Acecha en cada hueco, en los repliegues,

vaga entre los bostezos, las afueras.

Aunque cerremos puertas, él insiste.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Rostros perdidos en mi frente, rostros

sin ojos, ojos fijos, vaciados,

¿busco en ellos acaso mi secreto,

el dios de sangre que mi sangre mueve,

el dios de yelo, el dios que me devora?

Su silencio es espejo de mi vida,

en mi vida su muerte se prolonga:

soy el error final de sus errores.

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

El pensamiento disipado, el acto

disipado, los nombres esparcidos

(lagunas, zonas nulas, hoyos

que escarba terca la memoria),

la dispersión de los encuentros,

el yo, su guiño abstracto, compartido

siempre por otro (el mismo) yo, las iras,

el deseo y sus máscaras, la víbora

enterrada, las lentas erosiones,

la espera, el miedo, el acto

y su reverso: en mí se obstinan,

piden comer el pan, la fruta, el cuerpo,

beber el agua que les fue negada.

Pero no hay agua ya, todo está seco,

no sabe el pan, la fruta amarga,

amor domesticado, masticado,

en jaulas de barrotes invisibles

mono onanista y perra amaestrada,

lo que devoras te devora,

tu víctima también es tu verdugo.

Montón de días muertos, arrugados

periódicos, y noches descorchadas

y en el amanecer de párpados hinchados

el gesto con que deshacemos

el nudo corredizo, la corbata,

y ya apagan las luces en la calle

saluda al sol, araña, no seas rencorosa?

y más muertos que vivos entramos en la cama.

Es un desierto circular el mundo,

el cielo está cerrado y el infierno vacío.

Autor: Octavio Paz

Publicado: miércoles, 23 de noviembre de 2016

Palabras Relacionadas: Octavio Paz poesia, poemas de amor julio cortazar, poemas de amor, poemas de amor y amistad, poemas de amor de jaime sabines,Octavio Paz poemas de amor, poemas de amor mexicanos, poemas de amor largos, poemas de amor largos, poemas de amor modernos,Octavio Paz poemas de amor eterno, poemas de amor faciles de aprender, frases de amor de peliculas, poemas de amor faciles de aprender, poemas de amor grandes,Octavio Paz poesia, poemas de amor mas famosos, poemas de amor para mi novia, frases y pensamientos de amor, frases y pensamientos de amor,Octavio Paz poemas de amor hacia una madre, poemas de amor mas famosos, poemas de amor biblicos, poemas de amor amado nervo, frases de amor para enamorar, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

Afrodita - Salvador Rueda

Venus, la de los senos adorados que nutren de vigor savias y rosas; la que al

Autor: Salvador Rueda
Ofrenda romántica

Fuensanta: las finezas del Amado las finezas más finas, han de ser par ti meng

Autor: Ramón López Velarde
A Francisca

Ajena al dolo y al sentir artero, llena de la ilusión que da la fe, lazarillo

Autor: Rubén Darío
Yo me quedo

Yo me quedo. Ya no tengo más que dar Se acabaron mis versos Termine con mis n

Autor: Poetas Varios
Rima XXXVI: Si de nuestros agravios en un libro

Si de nuestros agravios en un libro se escribiese la historia, y se borrase en

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas de Amistad:

Los Cisnes

¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello al paso de los tristes y er

Autor: Rubén Darío
Sus ventanas

A Artemio de Valle Arizpe. Sus ventanas floridas que miran al Oriente, llev

Autor: Ramón López Velarde
Bebíamos el mar...

Bebíamos el mar -licor ansiado que el aire derramaba por sus contornos claros

Autor: Ricardo Peña
Los formales y el frío

Quién iba a prever que el amor, ese informal se dedicara a ellos tan formales

Autor: Mario Benedetti
Elogio a Fuensanta

Tú no eres en mi huerto la pagana rosa de los ardores juveniles; te quise como

Autor: Ramón López Velarde