-->

poema-de-amor.comY Nos Dieron Las Diez

Joaquin Sabina

Sección: Poemas de Amor » Y Nos Dieron Las Diez

"Y Nos Dieron Las Diez"


Fue en un pueblo con mar un verano después de un concierto

tú reinabas detrás de la barra del único bar que vimos abierto,

cántame una canción al oído y te pongo un cubata

con una condición, que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata.

Loco por conocer los secretos de tu dormitorio

esa noche canté al piano del amanecer todo mi repertorio.

Los clientes del bar, uno a uno, se fueron marchando

tú saliste a cerrar, yo me dije, cuidado chavalte estás enamorando.

Luego todo pasó de repente, tu dedo en mi espalda

dibujó un corazón y mi mano le correspondió debajo de la falda.

Caminito al hostal nos besamos en cada farola

era un pueblo con mar, yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola.

Y nos dieron las diez y las once,

las doce y la una, y las dos y las tres

y desnudos al anochecer nos encontró la luna,

Nos dijimos adiós, ojalá que volvamos a vernos,

el verano acabó, el otoño duró lo que tarda envolver el invierno.

Y a tu pueblo el azar, otra vez, el verano siguiente

me llevó y al final del concierto me puse a buscar tu cara entre la gente

y no hallé quien de ti me dijera ni media palabra

parecía como si me quisiera el destino gastar una broma macabra.

No había nadie detrás de la barra del otro verano

y en lugar de tu bar, me encontré una sucursal del banco hispanoamericano,

tu memoria vengué, a pedradas contra los cristales,

sé que no lo soñé, protestaba mientras me esposaban los municipales

en mi declaración alegué que llevaba tres copas

y empecé esta canción en le cuarto donde aquella vez te quitaba la ropa.

Autor: Joaquin Sabina

Publicado: viernes, 24 de julio de 2015

Palabras Relacionadas: frases de peliculas de amor, poemas de amor con autor, poemas de amor cortos con autor, poemas de amor de gustavo adolfo becquer, poemas de amor de ruben dario, poemas de amor biblicos, poemas largos de amor, poemas de amor borges, frases de amor de lejos, poemas de amor hacia los animales, poemas de amor modernos, poesias cortas, poemas y versos de amor, poemas de amor bonitos, poemas de amor grandes, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor no correspondido, poemas de amor nacos, poemas de amor hacia una mujer, poemas de amor latinoamericanos, poemas de amor largos, poemas de amor largos, poemas de amor hacia la pareja, fráses bonitas, frases de esperanza de amor, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

La Poesía 2 - Octavio Paz

Inmóvil en la luz, pero danzante, tu movimiento a la quietud que cría en la ci

Autor: Octavio Paz
Déjame sueltas las manos...

DÉJAME sueltas las manos y el corazón, déjame libre! Deja que mis dedos corran

Autor: Pablo Neruda
Sábados

Afuera hay un ocaso, alhaja oscura engastada en el tiempo, y una honda ciudad

Autor: Jorge Luis Borges
No sé quién es

¿Quién es? -No sé: a veces cruza por mi senda, como el hada del ensueño: siemp

Autor: Amado Nervo
Probablemente

Probablemente te extraño en las tardes nubladas, Pero es seguro que sin tí ya n

Autor: Ana Carolina Escalera

Poemas de Amistad:

¿Cómo decía usted, amigo mío?

¿Cómo decía usted, amigo mío? ¿Qué el amor es un río? No es extraño. Es cierta

Autor: Rubén Darío
Clavellinero

Quiero cuando yo muera, Patria mía, que formes con mi cráneo una maceta, y de

Autor: Salvador Rueda
Me estás vedada tú

¿Imaginas acaso la amargura que hay en no convivir los episodios de tu vida pu

Autor: Ramón López Velarde
Elogio a Fuensanta

Tú no eres en mi huerto la pagana rosa de los ardores juveniles; te quise como

Autor: Ramón López Velarde
Mejor te invento

Estás alicaído, estás dudando, no te alcanzan las pruebas ni las preces, cada

Autor: Mario Benedetti