-->

poema-de-amor.comPerlas Negras XXXIII

Amado Nervo

Sección: Poemas de Amor » Perlas Negras XXXIII

"Perlas Negras XXXIII"


Amiga, mi larario está vacío:

desde qu'el fuego del hogar no arde,

nuestros dioses huyeron ante el frío;

hoy preside en sus tronos el hastío

las nupcias del silencio y de la tarde.

El tiempo destructor no en vano pasa;

los aleros del patio están en ruinas;

ya no forman allí su leve casa,

con paredes convexas de argamasa

y tapiz del plumón, las golondrinas.

¡Qué silencio el del piano! Su gemido

ya no vibra en los ámbitos desiertos;

los nocturnos y scher


zos han huido...

¡Pobre jaula sin aves! ¡Pobre nido!

¡Misterioso ataúd de trinos muertos!

¡Ah, si vieras tu huerto! Ya no hay rosas,

ni lirios, ni libélulas de seda,

ni cocuyos de luz, ni mariposas...

Tiemblan las ramas del rosal, medrosas;

el viento sopla, la hojarasca rueda.

Amiga, tu mansión está desierta;

el musgo verdinegro que decora

los dinteles ruinosos de la puerta,

parece una inscripción que dice: ¡Muerta!

El cierzo pasa, suspirando: ¡Llora!

Autor: Amado Nervo

Publicado: viernes, 18 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Ay, voz secreta

Ay voz secreta del amor oscuro ¡ay balido sin lanas! ¡ay herida! ¡ay aguja de

Autor: Federico García Lorca
Rima XXVI: Voy contra mi interés al confesarlo

Voy contra mi interés al confesarlo; pero yo, amada mía, pienso, cual tú, que

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Te desnudas igual...

Te desnudas igual que si estuvieras sola y de pronto descubres que estás conmig

Autor: Jaime Sabines
A una francesa

El mal, que en sus recursos es proficuo, jamás en vil parodia tuvo empachos: M

Autor: Amado Nervo
Rima XV: Cendal flotante de leve bruma

Cendal flotante de leve bruma, rizada cinta de blanca espuma, rumor sonoro de

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas de Amistad:

La sombra de mi alma...

La sombra de mi alma huye por un ocaso de alfabetos, niebla de libros y palab

Autor: Federico García Lorca
Los ojos de t.

Un astrónomo viendo las estrellas preguntó la razón de por qué le faltaban las

Autor: José Gautier Benítez
Elogio a Fuensanta

Tú no eres en mi huerto la pagana rosa de los ardores juveniles; te quise como

Autor: Ramón López Velarde
Torre de Calaburra

Pues estás solitaria, atalaya impasible, ¿Qué observas? ¿ A qué aguardas? Di

Autor: María Inés Guzmán
El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte, en vano espero tu palabra escrita y pienso,

Autor: Federico García Lorca