-->

poema-de-amor.comPasas Por El Abismo De Mis Tristezas

Amado Nervo

Sección: Poemas de Amor » Pasas Por El Abismo De Mis Tristezas

"Pasas Por El Abismo De Mis Tristezas"


Pasas por el abismo de mis tristezas

como un rayo de luna sobre los mares,

ungiendo lo infinito de mis pesares

con el nardo y la mirra de tus ternezas.

Ya tramonta mi vida; la tuya empiezas;

mas, salvando del tiempo los valladares,

como un rayo de luna


sobre los mares

pasas por el abismo de mis tristezas.

No más en la tersura de mis cantares

dejará el desencanto sus asperezas;

pues Dios, que dio a los cielos sus luminares,

quiso que atravesaras por mis tristezas

como un rayo de luna sobre los mares.

Autor: Amado Nervo

Publicado: sábado, 19 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Vestida como el campo

De verde te amo más, con el vestido que se parece al campo cuando llueve, y

Autor: Carlos Castro Saavedra
Rima XII: Porque son, niña, tus ojos

Porque son, niña, tus ojos verdes como el mar te quejas: verdes los tienen las

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Bodas

De qué sirve un ciervo sin cierva, de qué sirve un perro sin perra, una abeja

Autor: Pablo Neruda
Todavía

No lo creo todavía estás llegando a mi lado y la noche es un puñado de estrel

Autor: Mario Benedetti
Luz - Antonio Machado

¿Será tu corazón un harpa al viento, que tañe el viento?... Sopla el odio y sue

Autor: Antonio Machado

Poemas de Amistad:

Algunas amistades son eternas

Algunas veces encuentras en la vida una amistad especial: ese alguien que al e

Autor: Pablo Neruda
Para hacer funcionar a las estrellas

Para hacer funcionar a las estrellas es necesario apretar el botón azul. Las

Autor: Jaime Sabines
El poeta habla por teléfono con el amor

Tu voz regó la duna de mi pecho en la dulce cabina de madera. Por el sur de mi

Autor: Federico García Lorca
El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte, en vano espero tu palabra escrita y pienso,

Autor: Federico García Lorca
Mejor te invento

Estás alicaído, estás dudando, no te alcanzan las pruebas ni las preces, cada

Autor: Mario Benedetti