-->

poema-de-amor.com¡Oh Cristo!

Amado Nervo

Sección: Poemas de Amor » ¡Oh Cristo!

"¡Oh Cristo!"


«Ya no hay un dolor humano que no sea mi dolor;

ya ningunos ojos lloran, ya ningún alma se angustia

sin que yo me angustie y llore;

ya mi corazón es lámpara fiel de todas las vigilias,

¡oh Cristo!

»En vano busco en los hondos escondrijos de mi ser

para encontrar algún odio: nadie puede herirme ya

<


p>sino de piedad y amor. Todos son yo, yo soy todos,

¡oh Cristo!

»¡Qué importan males o bienes! Para mí todos son bienes.

El rosal no tiene espinas: para mí sólo da rosas.

¿Rosas de Pasión? ¡Qué importa! Rosas de celeste esencia,

purpúreas como la sangre que vertiste por nosotros,

¡oh Cristo!»

Autor: Amado Nervo

Publicado: viernes, 18 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

En el kiosco bien oliente...

En el kiosco bien oliente besé tanto a mi odalisca en los ojos, en la frente,

Autor: Rubén Darío
Pasas por el abismo de mis tristezas

Pasas por el abismo de mis tristezas como un rayo de luna sobre los mares, ung

Autor: Amado Nervo
Tanto amor

Hay tanto amor en mi alma que no queda ni el rincón más estrecho para el odio.

Autor: Amado Nervo
Puntos suspensivos

Lo peor del amor, cuando termina, son las habitaciones ventiladas, el solo de

Autor: Joaquin Sabina
Las primeras miradas

Nadie sabe en qué noche de octubre solitario, de fatigados duendes que ya no oc

Autor: Mario Benedetti

Poemas de Amistad:

Semillas para un himno

Al alba busca su nombre lo naciente Sobre los troncos soñolientos centellea la

Autor: Octavio Paz
Poema frustrado

Mi amigo que es un poeta convocó a los poetas. Hay que escribir un poema s

Autor: Mario Benedetti
El poeta habla por teléfono con el amor

Tu voz regó la duna de mi pecho en la dulce cabina de madera. Por el sur de mi

Autor: Federico García Lorca
Miguel Hernández, asesinado en los presidios de España

LLEGASTE a mí directamente del Levante. Me traías, pastor de cabras, tu inocenc

Autor: Pablo Neruda
Instantes

"Poema atribuido a Borges, pero cuyo real autor sería Don Herold o Nadine Stair.

Autor: Jorge Luis Borges