-->

poema-de-amor.comLa Poesía 3 - Octavio Paz

Octavio Paz

Sección: Poemas de Amor » La Poesía 3 - Octavio Paz

"La Poesía 3 - Octavio Paz"


¿Por qué tocas mi pecho nuevamente?

Llegas, silenciosa, secreta, armada,

tal los guerreros a una ciudad dormida

quemas mi lengua con tus labios, pulpo,

y despiertas los furores, los goces,

y esta angustia sin fin

que enciende lo que toca

y engendra en cada cosa

una aridez sombría.

El mundo cede y se desploma

como metal al fuego.

Entre mis ruinas me levanto

y quedo frente a ti,

solo, desnudo, despojado,

sobre la roca inmensa del silencio,

como un solitario combatiente

contra invisibles huestes.

Verdad abrasadora,

¿a qué me empujas?

No quiero tu verdad,

tu insensata pregunta.

¿A qué esta lucha estéril?

No es el hombre criatura capaz de contenerte,

avidez que sólo en la sed se sacia,

llama que todos los labios consume,

espíritu que no vive en ninguna forma,

mas hace arder

todas las formas

con un secreto fuego indestructible.

Pero insistes, lágrima escarnecida,

y alzas en mí tu imperio desolado.

Subes desde lo más hondo de mí,

desde el centro innombrable de mi ser,

ejército, marea.

Creces, tu sed me ahoga,

expulsando, tiránica,

aquello que no cede

a tu espada frenética.

Ya sólo tú me habitas,

tú, sin nombre, furiosa substancia,

avidez subterránea, delirante.

Golpean mi pecho tus fantasmas,

despiertas a mi tacto,

hielas mi frente

y haces proféticos mis ojos.

Percibo el mundo y te toco,

substancia intocable,

unidad de mi alma y de mi cuerpo,

y contemplo el combate que combato

y mis bodas de tierra.

Nublan mis ojos imágenes opuestas,

y a las mismas imágenes

otras, más profundas, las niegan,

tal un ardiente balbuceo,

aguas que anega un agua más oculta y densa.

La oscura ola

que nos arranca de la primer ceguera,

nace del mismo mar oscuro

en que nace, sombría,

la ola que nos lleva a la tierra:

sus aguas se confunden

y en su tiniebla

quietud y movimiento son lo mismo.

Insiste, vencedora,

porque tan sólo existo porque existes,

y mi boca y mi lengua se formaron

para decir tan sólo tu existencia

y tus secretas sílabas, palabra

impalpable y despótica,

substancia de mi alma.

Eres tan sólo un sueño,

pero en ti sueña el mundo

y su mudez habla con tus palabras.

Rozo al tocar tu pecho,

la eléctrica frontera de la vida,

la tiniebla de sangre

donde pacta la boca cruel y enamorada,

ávida aún de destruir lo que ama

y revivir lo que destruye,

con el mundo, impasible

y siempre idéntico a sí mismo,

porque no se detiene en ninguna forma,

ni se demora sobre lo que engendra.

Llévame, solitaria,

llévame entre los sueños,

llévame, madre mía,

despiértame del todo,

hazme soñar tu sueño,

unta mis ojos con tu aceite,

para que al conocerte, me conozca.

Autor: Octavio Paz

Publicado: miércoles, 23 de noviembre de 2016

Palabras Relacionadas: Octavio Paz poemas y versos de amor, poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor de mario benedetti, frases de amor de peliculas, poemas de amor faciles de aprender,Octavio Paz poemas de amor cortos para mi novia que la amo mucho, poemas de amor largos, poemas y pensamientos, poemas de amor cortos con autor, poemas de amor y amistad,Octavio Paz frases de amor de lejos, poemas de amor hacia una madre, poemas de amor hacia la pareja, versos, poemas largos de amor,Octavio Paz poemas de amor de amado nervo, poemas de amor nacos, poemas de amor hacia una madre, poemas de amor de ruben dario, poemas de amor hacia los animales,Octavio Paz poemas de amor de amado nervo, poemas de amor hacia una madre, poesia, fráses bonitas, poemas de amor faciles de aprender, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

Serenata de Belisa

Por las orillas del río se está la noche mojando en los pechos de Lolita se m

Autor: Federico García Lorca
Despabílate amor

Bonjour buon giorno guten morgen, despabílate amor y toma nota, sólo en el ter

Autor: Mario Benedetti
Eterna

Como descubrirte en tu ensimismada belleza como enredar la luna a tu pelo sue

Autor: Leonardo Rodríguez Borges
Rima XXXIV: Cruza callada, y son sus movimientos

Cruza callada, y son sus movimientos silenciosa armonía; suenan sus pasos, y a

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Noche de verano

Pulsas, palpas el cuerpo de la noche, verano que te bañas en los ríos, soplo e

Autor: Octavio Paz

Poemas de Amistad:

Alrededor no hay Nada

El moño, las pestañas, las pupilas, el peroné, la tibia, las narices, la frent

Autor: Joaquin Sabina
A un poeta menor de la antología

¿Dónde está la memoria de los días que fueron tuyos en la tierra, y tejieron d

Autor: Jorge Luis Borges
La sombra

Al despertar de un sueño, buscas Tu juventud, como si fuera el cuerpo Del cama

Autor: Luis Cernuda Bidou
La niña va por mi frente

¡Oh, qué antiguo sentimiento! ¿De qué me sirve, pregunto, la tinta, el papel

Autor: Federico García Lorca
En camino

Al fin te ve mi fortuna ir, a mi abrigo amoroso, al buen terruño oloroso en q

Autor: Ramón López Velarde