-->

poema-de-amor.com¡Carne, Celeste Carne De La Mujer!

Rubén Darío

Sección: Poemas de Amor » ¡Carne, Celeste Carne De La Mujer!

"¡Carne, Celeste Carne De La Mujer!"


¡Carne, celeste carne de la mujer! Arcilla

-dijo Hugo-, ambrosía más bien, ¡oh maravilla!,

la vida se soporta,

tan doliente y tan corta,

solamente por eso:

roce, mordisco o beso

en ese pan divino

para el cual nuestra sangre es nuestro vino.

En ella está la lira,

en ella está la rosa,

en ella está la ciencia armoniosa,

en ella se respira

el perfume vital de toda cosa.

Eva y Cipris concentran el misterio

del corazón del mundo.

Cuando el áureo Pegaso

en la victoria matinal se lanza

con el mágico ritmo de su paso

hacia la vida y hacia la esperanza,

si alza la crin y las narices hincha

y sobre las montañas pone el casco sonoro

y hacia la mar relincha,

y el espacio se llena

de un gran temblor de oro,

es que ha visto desnuda a Anadiomena.<


/p>

Gloria, ¡oh Potente a quien las sombras temen!

¡Que las más blancas tórtolas te inmolen,

pues por ti la floresta está en el polen

y el pensamiento en el sagrado semen!

Gloria, ¡oh sublime, que eres la existencia

por quien siempre hay futuros en el útero eterno!

¡Tu boca sabe al fruto del árbol de la Ciencia

y al torcer tus cabellos apagaste el infierno!

Inútil es el grito de la legión cobarde

del interés, inútil el progreso

«yankee», si te desdeña.

Si el progreso es de fuego, por ti arde.

¡Toda lucha del hombre va a tu beso,

por ti se combate o se sueña!

Pues en ti existe Primavera para el triste,

labor gozosa para el fuerte,

néctar, Ánfora, dulzura amable.

¡Porque en ti existe

el placer de vivir hasta la muerte

ante la eternidad de lo probable?!

Autor: Rubén Darío

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Poemas de Amor:

Es la sombra del agua

Es la sombra del agua y el eco de un suspiro, rastro de una mirada, memoria d

Autor: Jaime Sabines
Amor o Deseo

Tu, yo y la luna que esa noche se hundía, Me dijiste suavemente que mi mirada t

Autor: Ana Carolina Escalera
Rima XXXI: Nuestra pasión fue un trágico sainete

Nuestra pasión fue un trágico sainete en cuya absurda fábula lo cómico y lo gr

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Adónde - Ricardo Peña

Adónde, qué las flores de tu cuerpo el perfume que escancian y que recoge el al

Autor: Ricardo Peña
Yo canto lo que tú amabas...

Yo canto lo que tú amabas, vida mía, por si te acercas y escuchas, vida mía, p

Autor: Gabriela Mistral

Poemas de Amistad:

Pequeño poema infinito

Para Luis Cardoza y Aragón Equivocar el camino es llegar a la nieve y llega

Autor: Federico García Lorca
El Dios Ibero

Igual que el ballestero tahúr de la cantiga, tuviera una saeta el hombre ibero

Autor: Antonio Machado
Limbo de Luis Cernuda

La plaza sola (gris el aire, negros los árboles, la tierra manchada por la nie

Autor: Luis Cernuda Bidou
Me estás vedada tú

¿Imaginas acaso la amargura que hay en no convivir los episodios de tu vida pu

Autor: Ramón López Velarde
Adios muchachos

Adiós muchachos, con el corazón, que con el alma no puedo, compay. Juan Luis ¿

Autor: Joaquin Sabina