-->

poema-de-amor.comA Margarita Debayle

Rubén Darío

Sección: Poemas de Amor » A Margarita Debayle

"A Margarita Debayle"


Margarita, está linda la mar,

y el viento

lleva esencia sutil de azahar;

yo siento

en el alma una alondra cantar:

tu acento.

Margarita, te voy a contar

un cuento.

Éste era un rey que tenía

un palacio de diamantes,

una tienda hecha del día

y un rebaño de elefantes.

Un kiosko de malaquita,

un gran manto de tisú,

y una gentil princesita,

tan bonita,

Margarita,

tan bonita como tú.

Una tarde la princesa

vio una estrella aparecer;

la princesa era traviesa

y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla

decorar un prendedor,

con un verso y una perla,

y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas

se parecen mucho a ti:

cortan lirios, cortan rosas,

cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,

bajo el cielo y sobre el mar,

a cortar la blanca estrella

que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,

por la luna y más allá;

mas lo malo es que ella iba

sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta

de los parques del Señor,

se miraba toda envuelta

en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?

Te he buscado y no te hallé;

y ¿qué tienes en el pecho,

que encendido se te ve?»

La princesa no mentía.

Y así, dijo la verdad:

«Fui a cortar la estrella mía

a la azul inmensidad.»

Y el rey clama: «¿No te he dicho

que el azul no hay que tocar?

¡Qué locura! ¡Qué capricho!

El Señor se va a enojar.»

Y dice ella: «No hubo intento;

yo me fui no sé por qué;

por las olas y en el viento

fui a la estrella y la corté.»

Y el papá dice enojado:

«Un castigo has de tener:

vuelve al cielo, y lo robado

vas ahora a devolver.»

La princesa se entristece

por su dulce flor de luz,

cuando entonces aparece

sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas

esa rosa le ofrecí:

son mis flores de las niñas

que al soñar piensan en mí.»

Viste el rey ropas brillantes,

y luego hace desfilar

cuatrocientos elefantes

a la orilla de la mar.

La princesita está bella,

pues ya tiene el prendedor

en que lucen, con la estrella,

verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,

y el viento

lleva esencia sutil de azahar:

tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,

guarda, niña, un gentil pensamiento

al que un día te quiso contar

un cuento.

Autor: Rubén Darío

Publicado: domingo, 20 de septiembre de 2015

Palabras Relacionadas: Rubén Darío poemas de amor de pablo neruda, poemas de amor eterno, poemas de amor largos, poemas de amor fabian ruiz, poemas de amor faciles de aprender,Rubén Darío poemas de amor a distancia, poemas de amor famosos, poemas de amor benedetti, poemas de amor, poemas de amor mexicanos,Rubén Darío poemas de amor hacia los hijos, poemas de amor autores famosos, poemas de amor de ruben dario, poemas y pensamientos, poemas de amor hermosos,Rubén Darío poemas de amor de jaime sabines, poemas de amor de gabriela mistral, poemas de amor benedetti, poemas de amor para mi novia, poemas,Rubén Darío poemas de amor largos, poemas largos de amor, poemas de amor feliz cumpleaños, poemas de amor de amado nervo, poemas de amor eterno, emily dickinson poemas, iglesia amistad cristiana, poemas del dia de la madre, poema dia de la madre, poesia dia de la madre, poesia, poemas para el día de la madre, poema para el dia de la madre, poesía para el día de la madre, libros de romance, el amor de mi vida, poetas argentinos, poemas argentinos, alicia collado, historias de amor, libros de romance juvenil, novelas romanticas para leer, edgar allan poe el cuervo, el cuervo edgar allan poe

Poemas de Amor:

Rima IV: No digáis que agotado su tesoro

No digáis que agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira; podrá no

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Convéncete tu

Que cruel es la derrota del ignorado , Pues aunque me extrañas, no estoy a tu l

Autor: Ana Carolina Escalera
Canje

Es importante hacerlo quiero que me relates tu último optimismo yo te ofrez

Autor: Mario Benedetti
¡Carne, celeste carne de la mujer!

¡Carne, celeste carne de la mujer! Arcilla -dijo Hugo-, ambrosía más bien, ¡oh

Autor: Rubén Darío
Rima XIX: Cuando sobre el pecho inclinas

Cuando sobre el pecho inclinas la melancólica frente, una azucena tronchada m

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas de Amistad:

Homenaje

Ha muerto Rubén Darío, ¡el de las piedras preciosas! Hermano, ¡cuántas noche

Autor: Amado Nervo
Limbo de Luis Cernuda

La plaza sola (gris el aire, negros los árboles, la tierra manchada por la nie

Autor: Luis Cernuda Bidou
Vamos juntos

Con tu puedo y con mi quiero vamos juntos compañero compañero te desvela la

Autor: Mario Benedetti
Hermana, hazme llorar...

Fuensanta: dame todas las lágrimas del mar. Mis ojos están secos y yo sufro u

Autor: Ramón López Velarde
Algunas amistades son eternas

Algunas veces encuentras en la vida una amistad especial: ese alguien que al e

Autor: Pablo Neruda